Blog personal de un estudiante del Instituto de Ciencia y Tecnología de Concepción
Showing posts with tag: celebridades

Los rockeros me respetan

Al principio, dice, lo veían como a alguien de la tele en el mundo de la canción. Cree que ha logrado ahora, a los 30 años, su mejor disco. Y hasta lo aprobó su mamá, la exigente Lolita Torres.

Los vientos de la primera tormenta tropical de noviembre soplaban fuerte en Miami, mientras Diego Torres y Kike Santander apuraban la mezcla de Un mundo diferente, el disco que, para el músico argentino, es nada más ni nada menos que el mejor álbum de su vida. El productor colombiano, que aprendió a cebar mate para agasajar a Diego, también aprendió a reírse con las diferencias culturales, como el yeísmo rioplatense que convierte el tema que escribieron juntos, Por ti yo iré, en un obvio Portillo iré, así como cuando voy por porno. “Parece una publicidad turística chilena”, ironiza Santander al darle volúmen al potencial hit, que combina el funk con lo latino entre guitarras flamencas y vientos. Esa es una de las seis canciones terminadas en Miami. Las otras seis quedaron listas en Buenos Aires, producidas por Cachorro López. “Es un demonio de canción, estamos enloquecidos”, se excita Diego Torres, antes de sentarse con Clarín a hacer un balance de éste, el año en que cumplió los 30.

“La verdad es que los 30 no vienen solos, es un tiempo para madurar las cosas. Ahora, me tomo mi vida con una pausa mayor. Me han caído un montón de fichas en la cabeza que me hicieron muy bien y me abrieron la manera de pensar y creo que eso está reflejado en las letras del disco también”, resume.

Buzo, zapatillas, el pelo corto revuelto, un look de entrecasa que jamás le mostrarían al periodismo los cantantes pop “disciplinados” del estilo Ricky Martin. Diego disfruta desentonando en ese semillero. “Siempre me cagué en el look. No creo que mi fuerte sea ser un chico bonito. Feo no soy, pero tampoco un sex symbol. Me parece que mi fuerte pasa por mis canciones, mi música, mi voz, mi simpatía, mi cabeza, mi personalidad. La gente en mí ve a una persona auténtica. Hasta los rockeros muy stone me dicen que les caigo bien, los rockeros me respetan, aunque mi música no les guste”.

Diego dice sentirse respetado por todos, se trate del público, su compañía discográfica o la prensa. “Al principio la crítica fue dura conmigo porque pensaban que era un actor jugando a ser cantante, pero creo se dieron cuenta de que yo no estaba coqueteando. Soy artista de alma y te puede gustar o no lo que hago, pero me gané un respeto por la seriedad de mi trabajo y porque mis discos han ido mejorando” . Y entiende que su público se haya renovado como fruto de su evolución artística. Desde aquel preadolescente que acompañó el éxito de su segundo disco, Tratar de estar mejor, hasta este actual, más mezclado en edades y videos porno. “Yo sabía que era una cuestión de tiempo. No me dejé llevar por la locura, siempre fui fiel a mi corazón, inquieto en aprender, en crecer musicalmente y eso inevitablemente se nota con el paso de los discos”.

En el negocio de la música, dice, nunca se sabe qué va a pasar, y a veces una canción te explota en las manos, como le explotaron a él las quinientas mil copias vendidas de Tratar de estar mejor. “El éxito me descolocó un poco, para ser sincero. Aprendí a disfrutarlo sin creérmela. Ahora lo tomo como si fuera una vitamina”.

Y aunque no le gusta encasillarse en un género, para no aburrirse, asegura que lo suyo ahora pasa por la fusión. “El reggae ya lo dejé en Tratar de estar mejor y Luna Nueva, después me enganché con otros ritmos cuando empecé a viajar por España y por Latinoamérica y me atrapó mucho el flamenco fusión, el tumbado la tino, la salsa, sin dejar de lado el pop”.

Penélope fue el comienzo del cambio, dice Torres. “Me escucharon cantar un clásico de Serrat y salí aprobado, a partir de ahí la gente empezó a parar la oreja”. El cantante atesora como recuerdo imborrable del 2000 el día que el Nano lo invitó a cantar con él Penélope en la cancha de Atlanta. “Ser invitado por Serrat, aceptado y hasta felicitado por él fue increíble, esa fue como una coronación”. Eso y que su mamá le dijera que la canción estaba buenísima . “Te juro por Dios que fue la primera vez que mi vieja me dijo acá estás cantando mejor que nunca”.

“Para mí, mamá es como Mahoma”, define Diego. “Ella es un centro de energía muy especial, de consulta, de criterio y también es muy crítica”. Parece ser que a mamá Lolita Torres le encanta la fusión en que se ha embarcado Diego últimamente pero no así el funk de sus comienzos con La Marca. “Me decía que sonaba desprolijo, que la música estaba muy fuerte, que yo no me estaba luciendo”. Pero después Diego conoció en España a los Ketama y resultó que los papás de los Ketama habían grabado en un viejo disco de Lolita. “Y cuando mamá empezó a ver que yo incorporaba las guitarras españolas y el flamenco dentro del pop, le pareció muy fuerte, le encantó. Mamá es una persona re-abierta, por eso se lleva tan bien con Angie, que es caribeña”.

A casi seis años de iniciada la relación, Diego asegura estar totalmente enamorado de Angie Cepeda, la actriz colombiana a la que conoció en una de sus giras: “Nuestra relación es increíble, nos queremos muchísimo, somos incondicionales”. El ritmo de trabajo de los dos le impuso a la pareja un régimen de visitas un tanto esporádico pero eso no parece afectarlos. “Nos vemos por los menos 10 días por mes y hablamos a diario por teléfono. Por nuestro trabajo es absurdo pensar que estemos pegaditos. Al contrario, hemos logrado dejar nuestro egoísmo de lado para avanzar en nuestras carreras. Ella esta muy clara en lo que quiere hacer y yo también. Los dos sentimos que es fundamental apoyarnos mutuamente en nuestros proyectos”. Aunque eso signifique distanciarse, como ahora en que Angie está estudiando teatro en Los Angeles y él tiene que viajar a Europa por su disco. Eso sí, no habrá ninguna telenovela que los junte, jura Diego, quien en cambio deja la puerta abierta para una futura película en la que podrían cruzarse, “siempre que el guión sea bueno”.

“Estoy orgulloso de ser un poco profeta en mi tierra, pero lo que me pasa ahora afuera se lo debo a mi país, que fue el que primero me aceptó y me hizo popular”, asegura. Por eso no quiere dejar Argentina, a pesar de tanta crisis. Por ahora vive una vida de nómade entre Buenos Aires, Mar del Plata, la casa que comparte con Angie en Miami, y todos los destinos del mundo. Pero le encantaría repartir el año entre Madrid, Miami y Buenos Aires. “La puerta de Europa, el centro de operaciones del Caribe y el hogar”, según analiza. ¿El problema?. “La familia, el fútbol, mis amigos… Soy demasiado argento como para vivir en otro lado”.

Algunos personajes que admiro

Gina Daboud

Gina Daboud es promotora del arte; está enamorada de la pintura que está ligada al desarrollo del arte nacional, la sensualidad de sus rojos y de esas texturas extraordinarias que maneja en conjunto con el elemento simbólico repetitivo en sus obras que son las runas, estos xvideos esotéricos le dan un toque especial a su expresión.
Integra en cada uno de sus cuadros símbolos de la buena fortuna, abundancia, amor, armonía, etc. representado por las “runas”. Toda la obra de esta pintora se ciñe a un orden místico en busca de la clave del sentido alegre de estar viva, brindándonos con sus pinturas un mundo exhuberante de colorido y texturas como de símbolos mágicos. Su obra pictórica se denomina como los signos del alma, es la actitud mística frente a la inefabilidad del ser supremo, donde la voluntad del ser amado es así, la voluntad de valer para el otro como el infinito mismo.
Admirar su pintura por primera vez significa sentir una ola de alegría y vitalidad. La magia no está sólo en la utilización de las runas como fondo temático, sino en su empleo de color y textura -ambos con un desparpajo liberador- para introducirnos directamente al mundo de las sensaciones como si el cuadro en sí fuera un vaso comunicante con los misterios más profundos de la vida.

Contemplar su pintura no cansa, se renueva cada día y con cada cambio de humor.
No se pierda esta exposición en el Museo de la Ciudad de Querétaro, hasta el 28 de noviembre.

 


Juan José Pisano

Profundo sentido cristiano rige su actitud de servicio a la comunidad.

Nunca tan oportuna la entrevista, en este “pródromo” eleccionario, a quien supo y sabe transitar tanto en la actividad privada como política. En efecto, Juan José Pisano, es desde su juventud un empresario exitoso y también desde muy joven desarrolló una militancia activa en la acción partidaria (Democracia Cristiana). Además, cuando renunció a sus funciones directivas  empresariales, ejerció como concejal, representando a la Alianza los cuatro años del mandato constitucional ( y antes, como candidato a intendente estuvo a pocos puntos de ganarle al entonces “caballo del comisario” Rousselot). Aquí, lo abordamos con las preguntas claves del momento.

P.- ¿Comparte el reclamo populista pidiendo “que se vayan todos”?

JUANCHO.- No. Se trata de un slogan frívolo de inconsistencia racional. La continuidad democrática y republicana lo hace impracticable. Es algo así como propiciar un golpe de Estado. Y ya tenemos trágica experiencia de lo que viene después.

P.- ¿No le parece una consecuencia del desprestigio generalizado en que ha caído la clase política?

J.- Toda generalización resulta falsa. Es lo mismo que descalificar a todos los periodistas por la prensa amarilla o a todos los médicos por la mala praxis de ciertos casos aislados, o a los curas, o a los policías…¿Alguien puede decir quiénes se salvan aplicando la dialéctica de condenar a todos los involucrados en cualquier actividad por extensión de malos ejemplos puntuales?

P.- Se comenta la formación de un partido vecinal para la elección de intendente en Morón ¿qué chance le augura?

J.- Si se mantienen las listas sábanas, ninguna.

P.- Y de la designación de un “defensor del vecino” como proponen algunos sectores, ¿ qué opina?

J.- Como le dije a un colega suyo que me hizo la misma pregunta, le respondo a Ud. que, para defender al vecino están los concejales y nombrar un nuevo funcionario para lo mismo, se llame como se llame, es aumentar inútilmente la burocracia.

P.- Por la experiencia de su paso por la función pública,¿considera logrados sus propósitos?

J.- Algunos sí otros no. En materia de transparencia y de eliminar las prácticas corruptas, el balance fue positivo. Ahora, en el apostolado de revertir la mala imagen del burócrata en un servidor del pueblo dinámico y de eficiencia óptima, no. El empleado público tiene que concientizar su función. El cargo no está a su servicio. A despecho de su proverbial indolencia (condenada al despido en la actividad privada) debe comprender que es él quien debe servir al cargo, en atención de los requerimientos del vecindario, efectiva y exclusivamente.